Alto Nivel – ¡Busca Directivos, no MBAs para liderar a tu empresa!

La selección de un gerente no solo implica que tenga una maestría, sino que esté capacitado para guiar a otros empleados y resolver problemas. ¿Cómo elegirlo?

POR: JESÚS ENRIQUE MEZA, DIRECTOR DE PROYECTOS DE CAUSA EFECTO COMUNICACIÓN & MARKETING

La constante búsqueda de personal indicado para llevar a cabo labores gerenciales va más allá de que tener el conocimiento del sector al que pertenece la empresa, requiere de toda una estructura empírica que lo lleve a conseguir los objetivos de la compañía. Una PyME, en comparación con un gran corporativo que cuenta con departamentos de recursos humanos, encuentra mayores limitantes para reclutar con exactitud al gerente adecuado.

La selección de un gerente o CEO no solo implica que tenga una MBA (Maestría en Administración de Negocios) pues no significa que por contar con ella, el nuevo líder esté capacitado para guiar de manera efectiva a sus empleados, afrontar y resolver problemas organizacionales, así como cumplir con prontitud los retos que le haya impuesto la organización.

Henry Minztberg menciona en su libro Directivos, no MBAs que las cosas funcionan mal en el sistema de formación para directivos. Los programas convencionales de MBA están básicamente dirigidos a gente joven con escasa o nula experiencia, “esta es la gente equivocada, pues aunque llegan con excelentes calificaciones de pregrado, no completan siquiera cuatro años de experiencia profesional”, opina el autor.

Situación que muchas ocasiones conlleva a que el liderazgo de este tipo de gerentes carezca de legitimidad, por no contar con el respeto de sus dirigidos.

¿Cómo elegir al nuevo gerente?

En mi experiencia como director de una organización, si estás buscando nuevo líder para tu gran empresa o PYME o deseas dirigir una propia, debes considerar que antes de iniciar la ejecución del managment  quien va a  llegar al frente de una dirección, debe:

1. Considerar que los títulos o MBA´s no son suficientes. También se necesita experiencia.

2. Saber que debe comprobar su liderazgo. Si bien un nombramiento  formal es el reconocimiento de competencia en el negocio, es también una oportunidad de liderazgoque debe ser probada en la práctica.

3. Ser consciente de que la dirección se aprende, mientras se ejerce. El aprendizaje sobre la organización es constante por ejemplo, a través del conocimiento compartido en reuniones internas o con clientes.

4. Saber que el éxito se alcanza con objetivos. Toda organización es medida en base a  al logro de resultados.

Fuente: Alto nivel

Deja un comentario